Immanuel Kant (1724–1804)

Immanuel Kant

Filósofo alemán nacido en Königsberg (ahora Kaliningrado, Rusia). Está considerado como uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y del último periodo de la Ilustración. En la actualidad, Kant continúa teniendo vigencia en diversas disciplinas: Filosofía, Derecho, Ética, Estética, etc.  Junto con Platón y Aristóteles su pensamiento constituye el hilo conductor de los grandes aportes al conocimiento del ser humano.
Immanuel Kant — que fue bautizado como ‘Emanuel’ pero más tarde cambió su nombre a ‘Immanuel’ después de aprender hebreo — era el cuarto de nueve hijos. Pasó toda su vida en su ciudad natal, la capital de Prusia oriental en ese tiempo, sin viajar a más de 150 km de ella. Su padre Johann Georg Kant (1682–1746) era un artesano alemán. Su madre, Anna Regina Porter (1697–1737), nacida en Nuremberg, era la hija de un fabricante escocés de sillas de montar. En su juventud Kant fue un estudiante constante, aunque no espectacular. Creció en un hogar pietista que ponía énfasis en una intensa devoción religiosa, la humildad personal, y una lectura literal de la Biblia. Por consiguiente, Kant recibió una educación severa — estricta y disciplinaria — que favoreció la enseñanza del latín y la religión por encima de las matemáticas y las ciencias
Fue enviado al Collegium Fridericianum y después se matriculó en la Universidad de Königsberg en 1740, a la edad de 16 años. Estudió la filosofía de Leibniz y Wolff bajo la tutela de Martin Knutzen, un racionalista que también estaba familiarizado con los desarrollos de la filosofía y ciencia británica y que introdujo a Kant a la nueva física matemática de Newton, lo que resultó decisivo para su formación y su concepción de la verdad. El infarto de su padre y su posterior muerte en 1746 interrumpió sus estudios. Kant se convirtió en un profesor particular en los pequeños pueblos alrededor de Königsberg, pero continuó su investigación académica. En 1749 publicó su primera obra filosófico-científica, Meditaciones sobre la verdadera estimación de las fuerzas vivas.
Desde este momento, Kant se dirigió hacia temas cada vez más filosóficos, aunque continuaría escribiendo sobre las ciencias a lo largo de su vida.  En 1770, a la edad de 45 años, Kant fue finalmente nombrado Profesor de Lógica y Metafísica en la Universidad de Königsberg.  Kant se había convertido en un conocido erudito y un filósofo cada vez más influyente. Se esperaba mucho de él. Como respuesta a una carta de uno de sus estudiantes, Markus Herz, Kant reconoció que David Hume le despertó del “sueño dogmático” (hacia 1770). Kant no publicaría ninguna otra obra sobre filosofía durante los siguientes once años.

Kant pasó su década silenciosa trabajando en una solución satisfactoria a los problemas epistemológicos planteados. Aunque le gustaba la compañía y conversación con otros, Kant se aisló en sí mismo, a pesar de los intentos de los amigos de sacarle de su aislamiento. Cuando finalmente rompió su silencio, en 1781, el resultado fue la Crítica de la Razón Pura. Aunque está ahora generalmente considerada como una de las mejores obras en la historia de la filosofía, esta Crítica fue en gran parte ignorada desde su publicación inicial. El libro era largo, más de 800 páginas en la edición original en alemán, y escrito en un estilo seco y académico. Recibió pocas críticas, y el mundo erudito no le prestó demasiada atención. Su densidad lo hizo, como Herder diría, un “tipo duro de roer”, ocultado por “…todo este grueso hilo de telaraña.” Esto contrasta completamente con el elogio que Kant recibió en obras anteriores como la Disertación inaugural leída con ocasión de su nombramiento universitario, y otras obras cortas que preceden a la primera Crítica. Estos tratados bien recibidos y legibles incluyen uno sobre el terremoto de Lisboa que fue tan popular que se vendía página a página. Antes de su giro hacia la crítica, sus libros se vendieron bien, y cuando publicó Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime, en 1764, se había convertido en un autor popular de renombre. Kant se decepcionó con la recepción inicial de la Crítica. Reconociendo la necesidad de aclarar el tratado original, Kant escribió los Prolegómenos a toda metafísica futura en 1783 como un resumen de sus principales puntos de vista. También animó a su amigo Johann Schultz a publicar un breve comentario sobre la Crítica de la razón pura.
Portada de la primera edición de la Cr�tica de la Razón PuraLa reputación de Kant aumentó gradualmente durante los años 80, gracias a una serie de obras importantes:  el ensayo de 1784, Respuesta a la pregunta: ¿Qué es Ilustración?, la Fundamentación de la metafísica de las costumbres de 1785 (su primera obra sobre filosofía moral) y Primeros principios metafísicos de la ciencia natural de 1786.
Kant publicó una segunda edición de la Crítica de la razón pura en 1787, con muchas modificaciones de las primeras partes del libro. La mayoría de sus posteriores obras se centraron en otras áreas de la filosofía. Continuó desarrollando su filosofía moral, notablemente en la Crítica de la razón práctica (conocida como la segunda Crítica) de 1788 y Metafísica de las costumbres de 1797. La Crítica del juicio (la tercera Crítica) de 1790 aplicó el sistema kantiano a la estética y la teleología. También escribió varios ensayos populares sobre historia, religión, política y otros temas. Estas obras fueron bien recibidas por los contemporáneos de Kant y confirmaron su posición preeminente en la filosofía del siglo XVIII. Había varias revistas dedicadas únicamente a defender y criticar la filosofía kantiana. Pero a pesar de su éxito, las tendencias filosóficas se movían hacia otra dirección. Muchos de los discípulos más importantes de Kant (incluyendo a Reinhold, Beck y Fichte) transformaron la posición kantiana en formas de idealismo cada vez más radicales. Esto marcó la aparición del Idealismo alemán. Kant se opuso a estos desarrollos y denunció públicamente a Fichte en una carta abierta, en 1799. Fue uno de sus últimos actos filosóficos. La salud de Kant, débil desde hacía tiempo, empeoró y murió finalmente en 1804, según reza la leyenda, rodeado de sus discípulos más allegados y repitiendo la frase “Es ist gut” (“Todo está bien”).

Obras más importantes

Del período pre-crítico

  • Pensamientos sobre la verdadera estimación de las fuerzas vivas (1747)
  • Historia general de la naturaleza y teoría del cielo (1755)
  • El único fundamento posible de una demostración de la existencia de Dios (1763)
  • Lo bello y lo sublime (1764)
  • Sobre la nitidez de los principios de la teología natural y de la moral (1764)
  • Los sueños de un visionario (1766)

Del período crítico

  • Crítica de la razón pura (1781)
  • Prolegómenos a toda metafísica futura que pueda presentarse como ciencia (1783)
  • Respuesta a la pregunta: ¿Qué es la Ilustración? (1784)
  • Fundamentación de la metafísica de las costumbres (1785)
  • Principios metafísicos de la ciencia de la (1786)
  • Reedición de la Crítica de la razón pura (1787)
  • Crítica de la razón práctica (1788).
  • Crítica del juicio (1790)
  • La religión dentro de los límites de la simple razón (1793)
  • La paz perpetua (1795)
  • Metafísica de las costumbres (1797)
  • El conflicto de las facultades (1798)

Otras obras

  • Opus postumum (colección de obras inconclusas)
  • Antropología Práctica (manuscrito inédito de 1785)
  • Filosofía de la Historia (compilación de varios escritos kantianos)

Extractado y modificado a partir del artículo “Immanuel Kant“, de la Wikipedia.


Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s